Asiento piloto PATROL
tipo jockeypara barco de uso profesionalpara barco de uso militar

asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
asiento piloto
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo
piloto, tipo jockey
Uso previsto
para barco de uso profesional, para barco de uso militar, para barco offshore
Especificaciones
con suspensión
Número de plazas
1 plaza

Descripción

El asiento jockey de suspensión más cómodo El asiento Patrol de Ullman se ha optimizado para asegurar la máxima comodidad y seguridad en las operaciones tácticas, aunque se realicen en duras condiciones y durante periodos de tiempo prolongados. El asiento Patrol de Ullman dispone de una amplia superficie de asiento con un grueso acolchado que le permite adoptar diversas posturas anatómicamente correctas al sentarse, sin dejar de ofrecerle una amortiguación completa en cada una. Todos los asientos jockey de Ullman están diseñados para proteger al operador de lesiones. El diseño del asiento optimiza la postura corporal mientras la unidad de resorte y el sistema de amortiguación del sistema semiactivo de amortiguación progresiva de Ullman mitiga las tensiones potencialmente dañinas que se producen durante los trayectos en barcos de alta velocidad. Los sistemas semiactivos de amortiguación progresiva de Ullman se caracterizan por una amortiguación inigualable que permite que el sistema humano de reflejos musculares actúe en sinergia con la suspensión mecánica, con lo que se consigue una reducción de la fuerza del choque del 76%. Materiales Toda la gama de asientos para aplicaciones marinas de Ullman está fabricada con materiales no corrosivos de conformidad con las especificaciones militares más estrictas. La tapicería resistente al agua está diseñada para aguantar condiciones extremas en embarcaciones abiertas. Cada asiento se suministra con fundas protectoras de los factores climáticos y de los rayos UVA.

VÍDEO

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.