Antena radar HALO20
para barcopara yatepara velero

antena radar
antena radar
antena radar
antena radar
antena radar
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo de red
radar
Uso previsto
para barco, para yate, para velero
Tipo
radomo

Descripción

Una forma rentable de aumentar la percepción de la situación geográfica y evitar las colisiones: el HALO20 es un radar tipo domo compacto y con tecnología de compresión de pulsos, que detecta los riesgos de colisión y otros objetivos, tanto de cerca, como hasta las 24 millas náuticas de distancia. Con su reducido tamaño y perfil bajo, el HALO20 es la solución de radar perfecta para navegantes con presupuestos ajustados. Un rendimiento sin igual a corto y medio alcance Amplía tu visión desde la proa de tu embarcación hasta las 24 millas náuticas, gracias a la tecnología de radar de compresión de pulsos, que no solo ofrece una potente combinación de detección de corto y largo alcance, sino que proporciona una definición precisa de objetivos, con un mínimo de interferencias. Una mejor percepción de la situación, evitación de colisiones El radar HALO20 incorpora una completa gama de funciones para mejorar tu percepción situacional y tu seguridad en el mar. Supervisa los riesgos de colisión seleccionados, gracias al seguimiento de objetivos MARPA, que te permite rastrear hasta 10 objetivos o 20 en modo Dual Range. Tanto si surcas vías navegables muy concurridas, como si compites con mala visibilidad, el radar HALO20 resuelve la confusión para darte una idea clara y actualizada de tu entorno. Listo al instante El radar HALO20 sale instantáneamente del modo en espera de bajo consumo, ofreciendo cobertura de radar exactamente donde y cuando la quieres. Incluso si tu radar HALO20 está completamente apagado, se inicia en cuestión de segundos, no en minutos como los radares de pulsos tradicionales.

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.