Flotador para pantalán
de hormigóncilíndrico

flotador para pantalán
flotador para pantalán
flotador para pantalán
flotador para pantalán
flotador para pantalán
flotador para pantalán
flotador para pantalán
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Utilización
para pantalán
Otras características
de hormigón, cilíndrico

Descripción

Los flotadores para pantalanes de AISTER han sido diseñados para aumentar la capacidad de sobrecarga, mejorar la estabilidad y cumplir con las especificaciones de obra de nuestros clientes. Entre sus ventajas, destacan que cuentan con la resistencia suficiente como para soportar el peso de un amplio grupo de personas sobre el pantalán flotante. Flotación de polietileno En la actualidad, se están utilizando tres tipos diferentes de flotadores para pantalanes que garantizan una perfecta flotación en tu marina: El PVC, el polietileno rotomoldeado y el hormigón. En AISTER, ofertamos todas las posibilidades para que puedas elegir cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades: Polietileno rotomoldeado: Los flotadores para pantalanes de esta clase destacan por su flotación y rigidez. Son resistentes al agua salada, a las algas, a los animales marinos y a los impactos causados por las olas. En cuanto a su colocación, van fijados en dos filas a lo largo del pantalán flotante otorgándole una gran flotación a la estructura. Además, son adaptables ya que en un mismo módulo de pantalán, se pueden hacer varias configuraciones que adapten la flotabilidad, el ángulo de escora y la sobrecarga. Flotadores de PVC y hormigón PVC: Estos flotadores para pantalanes destacan por su forma cilíndrica y su fácil instalación. Se colocan con abrazaderas en dos o tres filas (dependiendo del ancho de la estructura) a lo largo del pantalán. A pesar de ser los más económicos, tienen una gran efectividad y estabilidad. Con un buen tejido y con el grosor adecuado, el PVC tiene grandes cualidades de resistencia y estanqueidad.
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.